En el amor NO todo vale

10 agosto, 2018

RELACIÓN TÓXICA

Las películas Disney, los poemas de Neruda, los libros de Moccia junto con otras tantas cosas, nos hacen que desde pequeños imaginemos un amor perfecto, de cuento, en definitiva, un amor de película. El mundo, la sociedad, nos habla de lo bonito y maravilloso que es el amor y las relaciones, sin embargo, en pocas ocasiones se nos muestra la otra cara de la moneda.  Hoy hablaremos sobre ese tipo de relaciones en las que, por mucho que luches y aportes, nunca es suficiente: las relaciones tóxicas de pareja. Esas en las que un integrante de la relación tiene comportamientos y actitudes totalmente impropias, que pueden llegar a suponer una situación de vulnerabilidad psicológica y emocional para la otra persona.

En la mayoría de los casos, las personas que se encuentran enfrascadas en relaciones amorosas tóxicas no son capaces de darse cuenta de que están viviendo situaciones de abuso. Es muy frecuente que este tipo de actitudes tóxicas se normalicen por parte de la víctima. El amor que sienten hacia la pareja hace que estén con los ojos vendados.

Algunas de las claves para saber si te encuentras en una relación tóxica son las siguientes:

  • Este tipo de personas son egocéntricas
  • Tienen una visión pesimista de las cosas (quejas continuas, críticas y pesimismo continuado)
  • Tienen el rol de víctima (esta estrategia les permite ser validadas y disponer a su antojo de todos nuestros recursos, de todas nuestras energías)
  • Carecen de empatía
  • Son personas envidiosas
  • Son infelices
  • No se alegran por los triunfos de los demás

Respecto a sus actitudes (entre otras muchas) se encuentran:

  • Le molesta que pases tiempo con tus amigos o familiares
  • Es habitual que use el chantaje emocional contigo: si no haces lo que él/ella quiere, se enfada
  • Notas que cada vez que pasas tiempo con alguien del sexo opuesto, tu pareja se molesta en exceso y se pone celoso, obligándote a no ver más a esa persona
  • Te controla en exceso cuando no estás con él: dónde estás, hace mucho que no contestas…
  • Te menosprecia alegando que necesita una persona que lo/la trate mejor, “como se merece”
  • Pregunta constantemente por tus horarios y te planifica la vida sin pedirte opinión
  • Hace lo posible por restarle importancia a tus méritos y virtudes
  • Le quita importancia a los problemas que le expresas, minimizándolos y diciendo frases del estilo “eso no es para tanto”, “no te quejes por vicio”, etc.
  • Cuando se produce una discusión, tienes que ceder tú siempre, porque en caso contrario puede estar días sin dirigirte la palabra
  • Siempre está recordándote todos los fallos y errores que cometiste en el pasado

Debemos aprender a detectar a las personas tóxicas y con ello evitar embarcarnos en relaciones dañinas para nosotros. El amor nunca es sinónimo de control o posesión.