Otra vez comparándome

Hay muchas cosas que nos hacen daño, pero si de todas  tengo que elegir una yo creo que la peor es  la COMPARACIÓN, lo sabemos e incluso hay una frase hecha  “la comparación es odiosa”, pero aún así seguimos haciéndolo.

En muchas ocasiones somos conscientes de ella cuando es otro el que nos compara y en estos casos es fácil sobrevivir a ella incluso si utilizamos nuestra asertividad puede que ni nos afecte, pero en la mayoría de los casos el problema está en que no somos conscientes de que somos nosotros mismos quien nos comparamos con los demás.

Pensamos que esta es una buena manera de motivarnos y alentarnos a mejorar pero nada más lejos de la realidad, al compararnos con otros poco a poco vamos reduciendo nuestra confianza y autoestima, si es cierto que es un proceso largo, pero devastador.

Podemos comparar dos frutas, una fresa y un melón, según el gusto de cada uno puede gustarte más la fresa, pero por eso el melón no está rico?. Vemos que pese a que las dos son frutas tienen características muy dispares, pues lo mismo ocurre con las personas, no hay dos iguales, cada una posee una serie de cualidades. Algunas serán positivas y otras no, pero nada tendrá que ver con las que tenga cualquier otra persona.

Visto que no podemos compararnos con los demás, y que para mejorar nos ayuda tener un referente, nada mejor que empezar a compararnos con nosotros mismos, para lograr el crecimiento personal la clave está en comparar nuestros logros con las metas que nos proponemos.

Esta es una forma sana y positiva de ir creciendo y mejorando día a día, sin dañar nuestra autoestima generando sentimientos negativos como envidia, rencor, celos…


¿Puedo mejorar mi autoestima?

Es fácil pensar que la autoestima es algo inamovible, algo que no se puede cambiar o modificar, nací así y es lo que hay.  Nada más lejos de la realidad. Cambiando pequeñas cosas puedo notar grandes cambios en cómo me siento y por consecuencia en mi vida.

Te animamos a que veas el tutorial de nuestra compañera Miriam Otero, quizá pueda darte alguna pista sobre qué pasos  seguir si tu autoestima no va como a ti te gustaría.


Seamos nuestros mejores amigos

Para conseguir aumentar nuestra autoestima debemos ante todo empezar por ser nuestros mejores amigos, saber que no hay nada ni nadie en este mundo más importante que nosotros mismos. Por eso hemos de aceptarnos tal y como somos, pensando que no existe nadie mejor ni peor, aunque todos seamos diferentes, pues en eso se basa la diversidad humana.

  1. El hecho de querernos más y mejor está en nuestras manos, no en las de los demás. Todo reside en la cabeza y nosotros somos quienes debemos intentar cambiar nuestro auto concepto.
  2. Acéptate tal y como eres, en tus cualidades y defectos. Todos tenemos defectos, nadie es perfecto ni pretende serlo.
  3. Desarrolla el sentido del humor, no des tanta importancia a cosas que no la tienen, ni a los posibles comentarios de los demás. Seguramente en la mayoría de las ocasiones nos hacemos montañas innecesariamente, la gente no está siempre pendiente de lo que hacemos o decimos, todo está en nuestra imaginación.
  4. Préstate más atención, dedícate tiempo a hacer aquello que te haga feliz y te satisfaga.
  5. No temas a las responsabilidades o a tomar decisiones, si algo sale mal aprende de tus errores y ten coraje para volver a intentarlo. Nadie está libre del error en esta vida y a veces hay que ver la cara positiva de los fracasos, piensa que aunque se cierren unas puertas, luego se abrirán otras que pueden ser incluso mejores.
  6. Prémiate por tus logros, aunque estos sean pequeños o poco importantes, así te sentirás mejor.
  7. Simplifica tu vida y dirígete hacia objetivos realmente valiosos para ti, dedicándote a ellos intensamente, sin miedo.

 


Una difícil decisión

Hay ocasiones en las que nos toca enfrentarnos a situaciones muy complicadas, como cuando tenemos que tomar decisiones que marcaran tu vida para siempre, es una prueba difícil a la que enfrentarse, y en el primer momento crees que esa decisión te pesará durante toda la vida, pero con el tiempo te das cuenta que esa decisión lo que te ha hecho es más fuerte y ha aumentado tu confianza en ti mismo.

Este vídeo muestra una situación límite en la que el protagonista nos cuenta como fue tomar esa decisión tan crucial en su vida y como se sintió después.


Os voy a contar mi secreto

Hay días que no sé muy bien porque pero no puedo levantarme de la cama, no me ha pasado nada…la noche anterior me acosté de buen humor y con un montón de cosas para hacer al día siguiente, pero suena el despertador y mi cuerpo no reacciona, por no hablar de mi mente: cerrada por vacaciones, estamos de mudanza, no puedo más…

Es en ese momento cuando tengo que sacar la artillería pesada, tengo que recurrir a algunas de mis musas y a sus frases, consejos, ideas…son mi apoyo y el espejo en el que me miro cuando me quedo sin fuerzas, que son más veces de las que me gustaría, pero os contaré mi secreto, muy pocas veces los que están a mi alrededor se dan cuenta de lo que me pasa, no quiero que me vean así, después de 38 años ya me conozco  muy bien y sé lo que tengo que hacer, o al menos eso creo.

La verdad que es sencillo, aunque no lo parezca, a mí al principio tampoco me lo parecía, lo primero de todo es hacerte con una lista de frases, citas o consejos de personas que te gusten y te hagan sentir bien, yo tengo algunas de gente muy cercana a mí y otras de personajes ilustres a los que me gustaría parecerme; después es importante que esas citas o consejos te sirvan de inspiración, te empujen hacia delante, te hagan más fuerte…y lo más importante te hagan sentir especial.

Algunas en las que yo me apoyo son:

“Qué es la verdad? Pregunta difícil, pero la he resuelto en lo que a mi concierne diciendo que es lo que te dice tu voz interior.” Mahatma Gandhi

– “La mayor gloria en la vida no consiste en no caer, sino en levantarnos cada vez que caemos.” Nelson Mandela

– “Si esperas las condiciones ideales, nunca se darán.” Nelson Mandela

“Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas pa’ volar?” Frida Khalo

“Nunca llovió que no parase” Mama Elvira

“Cada uno somos de un color diferente, y no podremos cambiar de color, pero sí la tonalidad” Carmen Calvo

Cada una de estas frases me sirven de inspiración y me han enseñadon que lo más importante es tener una actitud positiva y abierta al cambio, ese es mi pequeño secrteto que quiero compartir con todos vosotros.


La temida operación bikini

Estos días primaverales de solecito hace que se despierten las ganas de que llegue el verano, las vacaciones, el tomar algo en una terraza, el por fin quitarse las botas, los calcetines y guardar el abrigo y el paraguas. Sin embargo, el pensar en ir a la playa puede que provoque que se me pongan los pelos como escarpias, porque después de que mi cuerpo lleve meses y meses hibernando bajo capas de ropa cual cebolla, el hecho de que mi piel quede al descubierto hace que en mi mente aparezca ¡mamá, miedo!.

Y es que damos gracias de que exista la ropa, porque  además de abrigarnos cumple con un requisito especial, tapar todas esas cosillas de mi cuerpo que no me gustan nada. Con la preocupación de estar más o menos presentable para cuando llegue el destape, empiezo a preparar la temible operación bikini. Venga va, todavía me da tiempo, aun no he hecho el cambio de ropa de invierno-verano.

Todo este trasiego genera mucha ansiedad, me cambia el humor, me enfado con el mundo, y mi autoestima empieza a desinflarse. Me comparo con otras personas y me da la sensación de que están mejor que yo,  o persigo un canon de belleza que ni siquiera sé si me gusta, pero doy por hecho que es lo que tiene que ser.

Que me quiero cuidar para verme  mejor, me  parece estupendo, pero por favor  no te olvides de que en tu cuerpo ya hay cosas buenas, para empezar si tienes la suerte de que todo funciona, valóralo. La imagen es un envoltorio que irá cambiando. Piensa si quizá estás siendo injusta  contigo misma y haz una prueba, date un día de descanso, no te estudies al detalle, sólo sal a la calle sin centrarte en ti, en lo que no te gusta de ti. Si consigues sentirte liberada, está claro que tú eres tu propia carcelera, así que pisa un poco el freno. “Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos. Sólo entonces te darás cuenta de lo especial que eres para mí”, Frida Kahlo.

La primera vez que vi este vídeo me hizo pensar muchísimo. Espero que te guste tanto como me gustó a mi.


¿Qué fue de los JASP (jóvenes aunque sobradamente preparados)?

Lo prometido es deuda, y haciendo caso a una de nuestras  fieles seguidoras en  facebook,  me voy a adentrar en el maravilloso y esperanzador mundo laboral que tenemos hoy en día.

Antes eran nuestros abuelos los que con una mano delante y otra detrás viajaban a Suiza con el ánimo de encontrar allí un futuro. Hoy son nuestros hijos, hermanos, amigos los que traspasan nuestras fronteras hacia cualquier parte del mundo buscando a alguien que se digne a darles una oportunidad.

En mi época se hablaba de los JASP, jóvenes aunque sobradamente preparados, de hecho incluyo el anuncio que causó furor por aquel entonces para los más nostálgicos. La gran mayoría de nuestra juventud está tremendamente preparada; antes, a los 30 estabas probablemente casado y con alguna criatura a tu cargo y ahora puede que  siguas en casa de tus padres estudiando un máster y poniéndote al día con el chino.

Idiomas, informática, cursos de postgrado…, hasta es difícil que en tu curriculum sólo haya dos páginas, se tiene tanta formación que ¡no coge!. Por no hablar de las entrevistas personales, si es que tienes suerte de tenerlas claro, “estás demasiado formado para este puesto”, “necesitamos a alguien con más experiencia” o “queremos que la persona tenga un inglés nativo, también hable holandés, no tenga problemas para viajar y ya puestos que haga malabares con una mano…”

El problema de que todo esto se relentice es la gran frustración que genera en  esas personas que con mucho esfuerzo, tiempo y dinero han dedicado años y años a su formación con el objetivo de encontrar un puesto en el que se valore toda esa preparación que poseen.

Las noches sin dormir, la angustia, la ansiedad , la baja autoestima debido a las comparaciones y a pensar que uno no es suficiente, es fácil que en algún momento aparezcan. Por eso es esencial rodearse de personas que te quieren, te apoyan y animan a seguir, las personas tóxicas cuanto más lejos mejor, y si éstas son familiares y lógicamente no nos podemos distanciar, busca el descanso en los amigos o la pareja.

Vive el presente en la mayoría de lo posible, tu vida no empezará cuando encuentres ese trabajo que tanto buscas, sólo hay un momento y es este, así que intenta disfrutar de esa película que te gusta, de ese rato con los amigos o de ese momento que estas sentado al sol.

Y lo más importante de todo, no permitas que nadie te haga sentir que no vales, no le des ese poder, la formación es algo que cualquiera puede adquirir con tiempo, pero hay habilidades que son innatas, asi que piensa en todas esas cosas buenas que tienes y que son solo tuyas y para las que seguramente no tienes ni  que esforzarte. Y no te olvides, no eres más ni menos por el trabajo o puesto que tienes, eso no te define como persona. Mucho, mucho ánimo y estate orgulloso de ti, te lo mereces.

 


Autoestima: la clave para sentirme bien

Como sabéis hace algunas unas semanas varias actrices, muy enfadadas, se pronunciaban en contra de los retoques que hacen en las fotos ciertas revistas, no están de acuerdo con el photoshop que elimina sus curvas, arrugas, celulitis, michelines o les añaden culete, músculos… en definitiva, no les gusta que cambien su fisionomía con el argumento de mejorar su imagen.

En España ha sido la actriz Inma Cuesta, una de las protagonista de Aguila Roja, quien ha puesto el grito en el cielo tras la publicación de unas fotos suyas retocadas en un suplemento semanal afirmando que ella se encuentra muy bien tal y como esta y que no entiende porque se  habían modificado sus fotos”.

En Norteamérica otras actrices opinan lo mismo Kate Winslet la protagonista de Titanic está muy orgullosa de sus curvas y sus primeras arrugas, y lleva tiempo reivindicando que no retoquen sus fotos.

Recientemente ha sido Julia Roberts quien subía una foto suya sin una gota de maquillaje a Instagram, reivindicando que así es como desea salir en las fotos, tal y como es en realidad, sin mentir sobre su aspecto personal, además a la foto acompañaba este texto es momento de posicionarnos, cómo puedes esperar que alguien te ame si no te amas a ti mismo”.

¿Cómo está tu autoestima?, ¿Reivindicas lo mismo que estas actrices?, ¿Te quieres y valoras como lo haces con tus seres queridos, o por el contrario eres mucho más crítica y negativa?…Si las respuestas a estas preguntas no las tienes claras es que no tienes una sana autoestima.

Por eso, desde Cips Psicólogos, queremos ayudarte a que recuperes y mejores tu autoestima, desde ahora mismo, no esperes más y pon en práctica los consejos que te proponemos:

  • Cree en ti mismo/a, y empieza a quererte y a aceptarte, eres especial.
  • No te compares con los demás, ni busques su aprobación con cada cosa que haces.
  • Sé egoista, ponte el primero/a de la lista.
  • Deja a Don/Doña Perfecto/a en casa, su voz siempre es crítica y destructiva, no te ayuda a conseguir tus metas, simplemente te paraliza; es hora de dar paso a la voz que te dice lo que haces bien.
  • Ten siempre a mano la lista de tus cualidades, y recuerda ser generoso/a a la hora de hacerla, deja a un lado tus rasgos negativos, de esos siempre te acuerdas.
  • Haz una lista de tus logros diarios, por pequeños que sean, al final del día te harán sentir muy bien.