En las vacaciones quiero ser feliz

Es cierto que durante todo el año esperamos ansiosos el periodo vacacional, sobretodo el del verano, y por lo general nos imponemos  pasarlo genial y disfrutar a tope, expectativas a veces demasiado altas.

Es importante que seamos realistas y estemos preparados para disfrutar de las vacaciones aunque haya algún rato en el que nos aburramos, todo no salga perfecto, haga más calor o frío de lo esperado…es cuestión de actitud que en mis vacaciones sea  feliz.

Os propongo algunos consejos que os pueden ayudar:

 Móvil apagado o fuera de cobertura

¿Cuánto tiempo te crees capaz de aguantar sin mirar el móvil? Si quieres desconectar por completo durante estos días de la rutina del día a día y exprimir al máximo el momento presente debes olvidarte del smartphone y de las redes sociales (adictivas a la par que causantes de frustraciones e infelicidad). Céntrate por completo en aquellos que tienes delante. El móvil, mejor en el bolso.

Sonríe a la vida

¿Qué sería del mundo sin el sentido del humor? Un lugar oscuro y sin vida. No hablamos de ser la que más chistes cuenta del lugar, sino de ver siempre el lado positivo de las cosas. Ante cualquier contratiempo que pueda surgir durante tus vacaciones, sé capaz de reírte de ti misma y/o de la situación. Te sentirás mejor si te tomas la vida con humor.

Descansa

Este es un buen momento para tomarte la vida con tranquilidad. Después de la prisa de tantos instantes de trabajo, ahora tienes la oportunidad de concentrarte en ti. Durante las vacaciones, disfruta de una agenda flexible.

Tiempo libre

Es el momento de hacer esas cosas que durante el resto del año vas posponiendo por falta de tiempo, por pereza…por miedo a que no te salga bien y pierdas el tiempo… ahora es el momento, tiempo es lo que te sobra.


¡Pero qué ganas de que llegue el verano!

El otro día, hablando con unos amigos de las vacaciones de Semana Santa, me contaban lo bien que les había sentado estar unos días disfrutando del sol. En tono de broma llegábamos a la conclusión de que por ley, aquellas personas que disfrutan casi todo el año del buen clima, deberían cambiarnos la casa durante un tiempo a los que somos del norte. Ay…eso sería estupendo.

Pero, ¿qué tiene el sol que tanto nos atrae?, por que no sé vosotros pero estoy soñando con que llegue el verano… la playa, el salir de excursión con los peques, el tomarte algo en una terraza, ponerte las chanclas, los días largos, comerte un helado gigante de chocolate, dejar de cargar con el abrigo, caminar descalzo por la hierva, una caña bien fresquita y muchas más cosas que no pongo porque creo que ya estoy salivando como los perros de Pavlov.

Y es que qué bien nos sienta el buen tiempo…

Respondiendo a la pregunta de antes, diré que el sol está directamente relacionado con nuestro estado de ánimo. La exposición al sol favorece la producción de la serotonina, una sustancia que en la sangre se comporta como una hormona, y en el cerebro como un neurotransmisor (no voy a dar una clase, prometido).

La serotonina:

– nos ayuda a regular el tracto intestinal además de influir en la aparición o ausencia del apetito

– regula el ciclo del sueño

– controla el nivel de temperatura corporal

– influye en el deseo sexual

– reduce los niveles de agresividad

– y por supuesto, regula los estados de ánimo positivos y negativos

De echo, los antidepresivos, principalmente se encargan de estimular la producción de serotonina.

Así que si quieres un consejo, sal a la calle, y si el tiempo te lo permite intenta tomar tu dosis diaria de serotonina. Busca que el sol caliente tu cuerpo, basta con 10 mín, seguro que tu ánimo te lo agradecerá.


¿Por qué nos gusta tanto el verano?

Ya esta aquí, ya llego…por fin mi ansiado verano.

Es oficial, estamos en verano. Época de playa, cerveza, terrazas, disfrutar de unas merecidas vacaciones y viajar. A veces el excesivo calor nos nubla la vista y nos hace olvidar lo maravillosa que es esta época.  Pero no nos engañemos, nos encanta el verano: playa, piscina o tomar el sol durante unos días que se estiran hasta pasadas las 9. ¿Necesitas más motivos? Aquí los tienes, en una lista de razones por las que nos encanta el verano:

  •  El sol, cuanto nos ayuda a levantarnos por las mañanas, es una buena forma de iniciar el día con la pila cargada.
  • La playa o la piscina, tenemos para todos los gustos. Existe un plan mejor, con esta temperatura, que ir a la playa, tirarte en la hamaca, broncearte…? El agua en verano es vida.
  • Los helados, en invierno también los podemos comer, pero no es lo mismo,¿Existe placer mayor que tomarse un helado un día caluroso? Hay de todo tipo, desde los cremosos hasta los de hielo, frutas o sabores exóticos.
  • Que el día dure infinito, las tardes se alargan por que la noche parece no quiere llegar, lo que se convierte en tiempo, ese bien preciado que nunca tenemos. Es hora de disfrutar., ¡El sol nos da vida!
  • Las vacaciones, verano es para muchos sinónimo de vacaciones, así que aprovecha y haz las maletas. ¿Opciones? Tienes todo el planeta, ya sea para sacarle el mayor partido al calor o para refugiarse de él.
  • En una sola palabra: festivales. Decenas de festivales de música han ido poblando las playas y el centro de nuestro país y casi todos se concentran en el verano. Disfrutar de nuestro grupo de música favorito, tomar el sol durante el día, salir de fiesta hasta que el sol nos pille desprevenidos…
  • ¡Disfruta de las noches de verano!Puedes ir a cualquier terraza para tomar un aperitivo, cenar, o tomar unas copas; como disfrutar de un paseo a la luz de la luna y las estrellas, respirar tranquilamente el ambiente caluroso veraniego o aprovechar y ¡¡darte un baño nocturno!!

Y es que en verano, ya sea por la luz del sol, por el tiempo libre, o por cualquiera de las cosas que he dicho más arriba, se respira felicidad por cada esquina… ¡¡Viva el VERANO!!