Daría mi brazo por dormir una noche entera…

21 julio, 2017

stock-photo-woman-cover-her-head-with-pillow-sleeping-problem-concept-373370530

Quien no ha pasado alguna vez una mala noche, una noche eterna en la que no puedes dormir y miras constantemente como van pasando las horas en el reloj y son ya las tres de la mañana y te levantas a las siete, ¡y no hay manera de que morfeo se apiade de ti!. Es desesperante… ¿cómo te levantas al día siguiente? Buff, echo unos zorros. Te duele la cabeza, todo te molesta, te cuesta retener las cosas, estás agotado y que nadie se ponga en tu camino porque te lo llevas por delante.

Sé de lo que hablo porque desde hace 6 años (momento en el que nació mi hijo mayor), lo de dormir una noche entera se convirtió en un regalo de los dioses; cuando no es por la tos de uno es por el “quiero hacer pis” de la otra a horas intempestivas, “quiero agua”, “tengo una pesadilla” o lo mejor de todo, nadie se despierta y eso se me hace tan raro que la que no puede dormir soy yo.

Dejando el sueño-niños a un lado, diré que por desgracia cada vez hay más personas que presentan dificultades importantes para dormir, y ¿qué se puede hacer entonces?

Hay que saber que el sueño aparece cuando quiere y no puedo hacer nada voluntario e inmediato para conseguirlo, es más, muchas veces los esfuerzos para conciliar el sueño son uno de los principales motivos para no dormir ya que acabo estando en un estado de alerta tan grande que casi que estoy más preparado para hacer una yincana que para contar ovejas.

Aun así es cierto que hay ciertas pautas que pueden ayudarme a que no vea la cama como mi mayor enemigo.

Lo de la higiene del sueño, suele ser muy conocido: no hacer ejercicio intenso justo antes de dormir, no ir a la cama con hambre, sed, o ganas de ir al baño…no cenar mucho porque luego no voy a poder menearme, nada de café y ojito con el alcohol porque aunque me de sueño al principio hay bastante probabilidad de que me despierte a mitad de la noche.

Pero hay otra parte que se cuida menos, la cognitiva (lo que me ronda por la cabeza vaya).

Lo de consúltalo con la almohada, ni caso por favor. Acostúmbrate a hacer los planes del día por la mañana, así evitarás que puedan aparecer pensamientos angustiosos o excitantes y nada de que la cama sea un elemento para planificar.

No echar siestas durante el día y e intenta mantener horarios regulares para levantarte y acostarte.

Y sobre todo (sé que esto es difícil pero fundamental), si después de unos 15-20 mín de dar vueltas sigues despierto, levántate y fuera de la habitación dedicate a realizar alguna actividad tranquila hasta que empieces a sentirte adormecido porque si te quedas en la cama por pereza e intentando forzar el sueño conseguirás justo todo lo contrario. Se trata de asociar la habitación con el descanso y no con la agonía y el desánimo.

El no dormir bien es agotador por eso te animo a que si esto te pasa y no puedes conseguirlo tu solo busques la ayuda de un profesional.