Juegos de niños

18 noviembre, 2016

desarrollo infantil

Cada día asisto con tristeza a una dolorosa realidad cuando miro  a los niños y niñas  jugar….y es que los niños ya no juegan como antes. No he de remontarme tanto tiempo atrás para verme a mí misma en la calle saltando a la comba, jugando al cascallo o a las canicas o jugando al escondite….ahora crían mascotas virtuales, peinan, visten y maquillan princesas imposibles, pierden y ganan vidas en juegos en los que o matas o te mueres.

La razón está en que los juegos dependen del contexto, del momento que uno vive. Y el momento ha cambiado. Esto explica que la televisión, el cine y otras ofertas tecnológicas  de entretenimiento se  hayan llevado por delante a los juegos de mesa o al ocio en el parque del barrio.

Es evidente que al niño de hoy se le da todo hecho, lo que tiene sus ventajas pero también sus inconvenientes. Entre otras cosas, porque los sofisticados artefactos interactivos que manejan llegan a sus manos con pautas direccionales prefijadas y tan definidas que no sabemos si el protagonismo es de la máquina o del niño, es decir, no sabemos si el niño juega con el ordenador o el ordenador juega con el niño.

Y algo que sin duda es preocupante, el enclaustramiento que los nuevos entretenimientos informáticos fomentan. Los contactos del niño en sus juegos no son con otros niños, sino con imágenes, teclados y pantallas. Hace años jugábamos  al aire libre, con amigos, es decir,  con otros niños de carne y hueso, con nombres y apellidos. Hoy día el niño juega solo, encerrado en su habitación y, en el mejor de los casos, sus contactos son internautas camuflados bajo nicks, a los que, no conoce ni conocerá.

Yo aún recuerdo como con cuatro trapos y un pañuelo de tela (si si esos que antes usábamos para sonarnos los mocos), hacía infinidad de vestidos para mis barbies  y como con un puñao de chapas de botella con recortes de caras de ciclista nos montábamos mi hermano y yo el mismísimo tour de Francia en el pasillo de casa. Y es que con menos tecnología más imaginación y más creatividad. Hoy día ya desde bien pequeños te dejan boquiabierto viéndoles manejar el ipad, ipod, iphone y toda clase de cacharros informáticos. Y es que los tiempos han cambiado y la forma de entretenimiento infantil también. Ahora solo nos queda cuestionarnos si esos cambios han sido a mejor o a peor. ¿Qué opinas tú?