La temida operación bikini

29 abril, 2016

sq_alimentacion

Estos días primaverales de solecito hace que se despierten las ganas de que llegue el verano, las vacaciones, el tomar algo en una terraza, el por fin quitarse las botas, los calcetines y guardar el abrigo y el paraguas. Sin embargo, el pensar en ir a la playa puede que provoque que se me pongan los pelos como escarpias, porque después de que mi cuerpo lleve meses y meses hibernando bajo capas de ropa cual cebolla, el hecho de que mi piel quede al descubierto hace que en mi mente aparezca ¡mamá, miedo!.

Y es que damos gracias de que exista la ropa, porque  además de abrigarnos cumple con un requisito especial, tapar todas esas cosillas de mi cuerpo que no me gustan nada. Con la preocupación de estar más o menos presentable para cuando llegue el destape, empiezo a preparar la temible operación bikini. Venga va, todavía me da tiempo, aun no he hecho el cambio de ropa de invierno-verano.

Todo este trasiego genera mucha ansiedad, me cambia el humor, me enfado con el mundo, y mi autoestima empieza a desinflarse. Me comparo con otras personas y me da la sensación de que están mejor que yo,  o persigo un canon de belleza que ni siquiera sé si me gusta, pero doy por hecho que es lo que tiene que ser.

Que me quiero cuidar para verme  mejor, me  parece estupendo, pero por favor  no te olvides de que en tu cuerpo ya hay cosas buenas, para empezar si tienes la suerte de que todo funciona, valóralo. La imagen es un envoltorio que irá cambiando. Piensa si quizá estás siendo injusta  contigo misma y haz una prueba, date un día de descanso, no te estudies al detalle, sólo sal a la calle sin centrarte en ti, en lo que no te gusta de ti. Si consigues sentirte liberada, está claro que tú eres tu propia carcelera, así que pisa un poco el freno. “Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos. Sólo entonces te darás cuenta de lo especial que eres para mí”, Frida Kahlo.

La primera vez que vi este vídeo me hizo pensar muchísimo. Espero que te guste tanto como me gustó a mi.