Ladrones del tiempo

28 enero, 2016

images (1)

Es habitual escuchar ¡voy corriendo, que no tengo tiempo! o ¡todo el día a carreras!, pero lo cierto, es que aunque hoy en día nuestros horarios están a  tope y las agujas del reloj van marcando nuestros pasos, es importante que intente ser consciente de cuáles son mis ladrones del tiempo.

El levantarse por la mañana con el piloto automático no me ayuda a disfrutar lo que vivo en el presente, todo lo contrario, me lleva a angustiarme por un futuro que interpreto como tremendamente negativo, de ahí que aparezca la temible ansiedad.

Seguramente no me resulta fácil saber qué me hace perder el tiempo, pero  ¡si lo tengo  ya todo encajado!, no problem, para eso estamos en Cips Psicólogos, para ayudarte a buscar.

1. El Tengo que. Tengo que hacer…tengo que pensar…las mujeres somos las reinas de los tengo que (a poder ser para antes de ayer), de las listas mentales interminables, en las cuales da igual lo que vayas quitando porque siempre habrá algo para sustituirlo. Con lo cual es fácil sentir que en mi cabeza siempre hay cosas, es como una nebulosa constante que por supuesto me roba tiempo de descanso y disfrute.

2. Querer hacerlo todo. ¿A caso estas preparando unas olimpiadas o vas a recibir un premio por ser una persona todopoderosa? No verdad, pues entonces sé consciente del tiempo real que tienes para hacer las cosas, no del que te gustaría tener. Hay factores externos que se escapan a tu control y que te pueden impedir hacer las cosas en el tiempo que deseas. Aprende a delegar,  y te contaré un secreto, no todo es urgente, no todo es importante, y gracias a dios hay cosas que no son ni urgentes ni importantes.

3. No saber decir no. No hay problema cuando yo mismo me digo un no, y sé que me sobrepondré cuando alguien me lo dice, pero ¡vaya cómo me cuesta decirlo! , es que si se enfada, si le parece mal…con lo cuál cedo ante mis necesidades, mis deseos y por supuesto mi tiempo.

4.Buscar la perfección. No es que sea perfeccionista, es que quiero hacerlo bien…ya ya, pero la mayoría de las veces es lo mismo. La perfección es subjetiva, ¿realmente necesito controlar hasta el mínimo detalle para estar tranquilo? Ojo con eso porque es un arma de doble filo, quizá doy demasiado  valor a las cosas de fuera, cuando lo realmente importante he de buscarlo dentro.

5. El Teléfono móvil. Hoy en día parece impensable vivir sin teléfono, si te lo olvidas en casa o lo pierdes, madre de vida, y si me llaman…cómo no voy a contestar al whatsapp…pero de lo que no me doy cuenta es que cuando alguien me llama, el otro si está controlando su tiempo, lo hace cuando él decide, por tanto yo también estoy en mi derecho de no contestar o no.

6.La redes sociales. El cotillear, el buscar, el pasar el rato a veces se puede convertir en más tiempo del que creo, por eso párate un momento a pensar cuánto tiempo le dedicas, puede que te sorprendas.

Cada uno de los ladrones de tiempo que aquí aparecen suelen ser habituales en nuestras vidas, por eso iremos escribiendo distintos post en las sucesivas semanas de cada uno de ellos.