El peligro de las redes sociales en los niños

23 abril, 2017

girl-1328418__340

Tan sólo hace unas pocas semanas hablábamos del bulliyng en nuestro blog. Esta semana he querído dedicar la entrada al tema del ciberacoso a niños y adolescentes.

Y es que para cualquier padre o madre que tenga niños pequeños, las nuevas tecnologías suponen una amenaza. Y ya no sólo me refiero a los adolescentes sino a niños más pequeños que fascinados por las posibilidades de la red navegan y entablan relaciones que en algunos casos acaban siendo motivo de denuncias ante la policia. Y es que según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la edad media en la que los crios empiezan a navegar por internet es por debajo de los 10 años…¡¡¡¡DE LOS 10 AÑOS!!!!. Si, y lo que es peor, según el Ministerio del Interior el 19% de los menos de 11 años tienen creado un perfil en una red social. Cifra que no sólo es alarmante sino que además es preocupante si tenemos en cuenta que la edad mínima permitida de acceso son los 14 años, por lo que todos esos menores crean sus perfiles ignorando que están cometiendo un delito.

Y la cosa se pone más fea si tenemos en cuenta que en año 2012 los estudios aseguraban que el 20% de los y las adolescentes eran víctimas de ciberacoso entre iguales, cifra que ya alcanza el 40% a principios del 2015. Como serán las estadísticas actuales con esa velocidad de crecimiento…

Si tenemos en cuenta la cada  vez mayor pericia tecnológica de los chavales y los amplios límites de su imaginaciòn las formas que puede adoptar el ciberacoso pueden ser de lo más variada:

-Colgar en Internet una imagen comprometida (real o efectuada mediante fotomontajes) datos delicados, cosas que pueden perjudicar o avergonzar a la víctima y darlo a conocer en su entorno de relaciones.

-Dar de alta, con foto incluida, a la víctima en un web donde se trata de votar a la persona más fea, a la menos inteligente… y cargarle de puntos o votos para que aparezca en los primeros lugares.

-Crear un perfil o espacio falso en nombre de la víctima, en redes sociales o foros, donde se escriban a modo de confesiones en primera persona determinados acontecimientos personales, demandas explícitas de contactos sexuales.

-Dejar comentarios ofensivos en foros o participar agresivamente en chats haciéndose pasar por la víctima de manera que las reacciones vayan posteriormente dirigidas a quien ha sufrido la usurpación de personalidad.

-Dando de alta la dirección de correo electrónico en determinados sitios para que luego sea víctima de spam, de contactos con desconocidos…

-Usurpar su clave de correo electrónico para, además de cambiarla de forma que su legítimo propietario no lo pueda consultar, leer los mensajes que a su buzón le llegan violando su intimidad.

-Hacer circular rumores en los cuales a la víctima se le suponga un comportamiento reprochable, ofensivo o desleal, de forma que sean otros quienes, sin poner en duda lo que leen, ejerzan sus propias formas de represalia o acoso.

-Enviar menajes amenazantes por e-mail o SMS, perseguir y acechar a la víctima en los lugares de Internet en los se relaciona de manera habitual provocándole una sensación de completo agobio.

Asusta, ¿ verdad?. A mi desde luego me invita a pensar formas de prevención para hacer frente a esta realidad creciente que afecta a nuestros niños y niñas que, precisamente por eso, por su corta edad, son más vulnerables a este tipo de situaciones. Hablemos con nuestros hijos sobre el acoso cibernético. Preparémosles para hacer frente a la intimidación cibernética. Seamos sensibles a los signos emocionales y de comportamiento que pueden estar relacionados con el acoso cibernético, como las muestras de tristeza tras usar su móvil u ordenador, los comportamientos extraños o la sintomatología somática. Si detectamos que nuestros hijos son víctimas de acoso hemos de tratar de responder de una manera efectiva, sin que se sienta castigado (por ejemplo retirándole el acceso a Internet o quitándole el móvil). Trata de que te cuente como se siente y deja que participe en la toma de decisiones sobre como afrontar la situación.

Y si, también es posible que tristemente decubras que tu adorable y admirado hijo o hija es el cibermatón…Tan importante es que los niños sepan como actuar en caso de ser víctimas de la intimidación, como saber que no pueden cometer acoso cibernético. Controla tus emociones y no reacciones agresivamente en el caso de que descubras que tu hijo hace ciberbullying sobre otros. Revisa con él toda la información que encuentres. Trata de fomentar la empatía y anímale a pedir disculpas a la victima y cesar en su acoso.

En definitiva, a pesar de todos los avances de la ciencia y de las tecnologías…el arma más poderosa de prevenviøn y protección para con nuestros hijos es algo que llevamos haciendo cienes y cienes de años….la comunicación directa.