¿Puedo morir de estrés?

4 noviembre, 2016

images

A veces nos tomamos lo del estrés un poco a chirigota, porque señores, a día de hoy quién no ha sufrido algún episodio de estrés, quién  no ha ido a carreras en algún momento o quién no se ha visto sobre pasado por la situación. Y ya se sabe que cuando algo se repite, al final uno se acaba familiarizando con ello y dando por hecho que es algo normal.

A día de hoy el estrés puede aparecer  no sólo en el ámbito  laboral, también en el  familiar o personal;  aunque es cierto que en el trabajo pasamos muchas horas.

Según el Ministerio de Empleo,  en lo que llevamos de 2016, la principal causa de muerte en el trabajo son los infartos y derrames cerebrales, que han aumentado en un 14,3% respecto al 2015. Y es que como explica el psicólogo Antonio Cano, presidente de la Sociedad Española para el estudio de la ansiedad y el estrés, “el estrés laboral está asociado con un aumento de la probabilidad de sufrir problemas cardiovasculares, como arritmias o hipertensión arterial; pero también problemas más serios, como infartos o ictus”.

Pero ¿y qué es el estrés?  es un proceso natural de adaptación de la persona a las demandas de su medio ( es decir, si por ejemplo he de hablar con una alguien de un tema delicado, y eso me angustia porque no se cómo se lo tomará, es normal que me preocupe un poco, pero que le de vueltas y vueltas hasta conseguir que mi cuerpo se tense y esté alerta, pues no hace falta, eso es algo que estoy añadiendo yo y no es necesario, ¡no voy a cazar un oso!, sólo voy a hablar).

El problema es cuando mi reacción es muy exagerada  y se mantiene en el tiempo, ya que puede llegar a provocar en mí agotamiento, pérdida de rendimiento y síntomas y  trastornos de la salud física y mental.

Además qué solemos hacer cuando estamos estresados,  comer más, y no un plato de zanahorias, comida rápida y con grasa; fumar más, aumenta el sedentarismo y disminuye las horas o la calidad del sueño.

Así que mi consejo es que si llevas sometido a estrés mucho tiempo, tómate en serio la situación e intenta frenar, y si no sabes cómo pide ayuda, quizá tu salud esté en juego.