Qué hago si tengo ansiedad

7 diciembre, 2015

h_ansiedad

Si estas leyendo esto, seguramente es porque en algún momento has sufrido la gran epidemia del siglo XXI, la temida y contagiosa ansiedad. Y es que dejarse llevar por los pensamientos negativos es tan fácil…“esto no me va a salir”, “no se qué hacer…”, “y si tomo esta decisión y luego sale mal”, “no puedo”, “no lo voy a conseguir nunca”, “y si fallo…”, “y si me echan…”,”si le digo que no seguro que se enfada”, y así podría seguir hasta el infinito y mas allá.

Para entender bien qué es la ansiedad, voy a dar una explicación de andar por casa porque así es como me gusta que me cuenten las cosas a mi. La ansiedad es una estado emocional, que aparece cuando interpreto que algo tremendamente negativo va a ocurrir. Como dice A. Roche, es un arroyito de temor que corre por la mente, si se alimenta puede convertirse en un torrente que arrastrará todos nuestros pensamientos.

¿Cómo puedo saber si la he padecido o la estoy viviendo? Sus síntomas son múltiples y variados, en nuestra pagina web aparecen algunos de ellos y por desgracia son archiconocidos. La angustia, la preocupación constante, el nudo en el estómago, la inquietud, la dificultad para disfrutar del presente, la presión en el pecho, la incertidumbre… y es que es curioso, pero un tanto por ciento muy muy elevado de las consultas que hoy en día tenemos en nuestro despacho son por ansiedad. ¿Qué es lo peor? que la mayoría de las personas se acostumbran a vivir así, como es lo de siempre ya no se me hace raro, sólo me asusto cuando de repente me cuesta mucho respirar, o dormir, o no puedo dejar de comer, o aprieto mucho los dientes, o aparecen problemas de equilibrio, o ya no sé qué hacer con el estómago…es decir, cuando mi malestar ya es físico y me veo limitado para hacer ciertas cosas. Cuando eso ocurre, créeme, eso significa que llevas mucho tiempo aguantando el malestar, la preocupación, y tu cuerpo, que ya no puede mas, te esta avisando.

Lo primero que te aconsejamos en Cips Psicólogos, es que te centres en el presente, que busques pruebas reales de lo que te atormenta (el miedo, la angustia son emociones, no pruebas) e intenta conseguir otra interpretación de lo que está sucediendo, seguro que la hay aunque de primeras te parezca imposible. Si un amigo te contase a ti lo que te agobia, ¿qué le dirías? quizá eso pueda ayudarte.

Escapa de los “y si…”, los “tengo qué…” y el “siempre, todo, nunca”, sólo conseguirás meterte en un bucle del que luego es difícil salir.

Dedica unos 10 min a respirar profundamente, inspira mientras te repites la palabra “profundo” y expira diciéndote “lento”, ayudará a que tu cuerpo se relaje y tu mente se centre en el ahora.

Y sobre todo, lo más importante, no hagas caso omiso a tu estado actual, no pongas parches a lo que te sucede, si quieres aprender a combatir la ansiedad nosotros podemos ayudarte.