Se hacen mayores… Empieza el cole

18 septiembre, 2015

   vuelta al cole Desde que nuestros hijos nacen pasamos por muy diferentes etapas, unas más complicadas que otras, pero de momento, para mí que empezara el cole de mayores ha sido la más difícil.

He tenido que parar un momento y adaptarme a las necesidades de mi hijo, que por supuesto no eran las mismas que las mías, utilizando la empatía he sido capaz de ver lo que sin hablarme me estaba diciendo: “tengo miedo, no vas a estar a mi lado”, “el cole es muy grande y yo muy pequeño”, “y si…¿los niños no quieren jugar conmigo?, “y si… ¿no vuelves a buscarme?”

Durante este periodo que ha sido muy corto, apenas un par de días, he puesto en práctica algunas de las pautas que yo doy a los papas de mis pacientes, en consulta, y aunque ya sabía que funcionan, mi adaptación y la de mi hijo a la nueva etapa, el cole de mayores, ha sido espectacular. Por eso, desde Cips Psicólogos, quiero compartirlas con todos vosotros:

• Tener paciencia: empezar el cole es un cambio importante, es normal que todos estéis algo más nerviosos, tomároslo con calma, es cuestión de días, hasta que todos os acostumbréis a las nuevas rutinas.
• Transmitir seguridad: explicarles lo importante que es hacerse mayores y lo bien que lo están haciendo. A veces los padres no llevamos bien los primeros días de cole, yo la primera, pero es importante no contagiarles nuestros miedos, en la mayoría de los casos serán infundados por el desconocimiento.
• Recoger a vuestros hijos del cole con una sonrisa: aunque hayamos tenido un día duro de trabajo, vuestros peques llevan esperando muchas horas el momento del reencuentro.
• Preguntarles: hay que saber cómo les ha ido el día, eso sí, sin agobiar con infinidad de preguntas. Además de lo que os cuente su profe, no tenéis que perder de vista las impresiones de vuestro hijo.

Por eso el cole de mayores de mi hijo me ha enseñado un montón de cosas que seguro ya sabía pero de las que no era consciente: tenemos que dejarles crecer y evolucionar, estando a su lado, respetando sus tiempos y dándoles la autonomía que necesitan.

Carmen Calvo