¿Por qué soy tan sensible?

¿Te has sorprendido alguna vez totalmente emocionado/a en el cine, o en el teatro o en un concierto?, ¿te agobias cuándo tienes que hacer muchas cosas en muy poco tiempo?, ¿te conmocionas ante cualquier cambio en tu vida como un nacimiento, una separación…?, ¿te genera mucho nerviosismo e inseguridad el tener que competir o sentirte evaluado en la ejecución de una tarea?, ¿los ruidos fuertes te hacen sentir incómodo/a?, ¿tienes una vida interior rica y compleja y le das muchas vueltas a las cosas?, ¿te abrumas fácilmente ante luces brillantes, olores fuertes, sirenas…?, ¿eres muy sensible al dolor?, ¿tienes la sensación de ser sensible a cosas muy sutiles del entorno?, ¿te afecta mucho el comportamiento de los demás?, ¿los ruidos fuertes te hacen sentir incómodo/a?, ¿eres muy concienzudo?, ¿te asustas con facilidad?, ¿cuándo eras niño tus padres o profesores te definían como una persona sensible o tímida?….

Si has contestado que si a todas o gran parte de estas preguntas eres una persona altamente sensible. ¿y esto que quiere decir?. Hablamos de alta sensibilidad cuando una persona posee un sistema neuro-sensorial más fino, más desarrollado que la mayoría de la gente.  La persona con alta sensibilidad  recibe en proporción mucha más información sensorial simultánea que alguien con una sensibilidad media. La Alta Sensibilidad es un rasgo hereditario que afecta a dos de cada diez personas, hombres y mujeres por igual. Ser una persona con alta sensibilidad no es algo que tienes, es algo que eres.

Según la  Asociación de Personas con Alta Sensibilidad de España (APASE), son 4 las características básicas que definen a las personas altamente sensibles:

  1. La persona con alta sensibilidad difícilmente puede remediar su tendencia a procesar toda la información recibida de una manera intensa y profunda, por lo que suele reflexionar mucho sobre los temas en general y dar muchas vueltas para una mayor comprensión.
  2. La persona con alta sensibilidad puede llegar a saturarse y sentirse sobreestimulada cuando tiene que procesar a la vez mucha información (sensorial y emocional). Ésta característica es comprensible debido a que la persona con alta sensibilidad posee un sistema neuro-sensorial más fino de lo normal, por lo que la cantidad de información que recibe es mucho mayor que la de una persona que no es altamente sensible.
  3. La persona con alta sensibilidad vive la vida con mucha emocionalidad, se emociona con facilidad ante situaciones y sensaciones. Su manera de experimentar la felicidad, tristeza, alegría, injusticia, etc. es muy intensa y va ligada a una fuerte empatía, una característica que también forma parte del rasgo de la alta sensibilidad.
  4. La persona con alta sensibilidad tiene una elevada sensibilidad, no solamente en cuanto a los cinco sentidos (vista, tacto, oído, gusto, olfato), sino también de cara a sutilezas como pequeños cambios en el entorno o en el estado emocional de las personas que tiene a su alrededor.

Para muchos ser tan sensible es una característica irritante que complica la vida. Es posible que te sientes “bicho raro” y que tienes la sensación de no encajar. Puede ser que creas que eres el único que es como eres. No siempre, pero muchas veces la persona sufre por ser tan sensible y muchas veces se siente rara y no comprendida. El rasgo de la alta sensibilidad, a pesar de ser descubierto en 1995, todavía es poco conocido.  A través del aprendizaje sobre la Alta Sensibilidad puedes descubrir y llegar a entender quién eres y cómo funcionas, requerimientos esenciales si quieres sentirte equilibrado y feliz.


Lo diferente es bonito

El jueves fue el día Mundial de las personas con Síndrome de Down y una vez más nos han dado una lección de vida.

No son enfermos, ni bichos raros son personas como el resto, con sus virtudes y defectos pero con una sensibilidad especial, tenemos mucho que aprender de ellos, su vida cada día es una lucha para que les tratemos con la  normalidad que se merecen  y no como enfermos,  personas desvalidas o lástima, esto último les duele tanto…solo quieren NORMALIDAD.

Podría seguir hablando de como son las personas con Síndrome de Down, pero creo que es mucho mejor que veamos este vídeo en el que ellos mismos nos lo cuentan.