Depresión: ¿existe o se exagera?

13 noviembre, 2015

h_depresion

La primera vez que vi en consulta a una persona con depresión, lo cierto es que quedé impactada. Lo recuerdo perfectamente. Estaba haciendo prácticas, y cuando abrí la puerta para conocer al paciente y dirigirlo a la sala de espera, madre mía, ni tan siquiera levantaba la cabeza, miraba al suelo constantemente, tenía la postura curvada, apenas le salía la voz del cuerpo e incluso el color de su piel era gris. Ahí fue cuando realmente me di cuenta de la tremenda responsabilidad e importancia de este trabajo.

Y es que muchas veces lo de la depresión nos suena un poco a cuento chino, hasta nosotros mismos en ocasiones nos diagnosticamos “ay es que estoy tan deprimido…”, “creo que tuve una depresión”…a ver, a ver, hablemos con propiedad, estar un poco tristón o de bajón está muy, pero que muy lejos de padecer una depresión. No utilicemos estos términos a la ligera, primero porque nos hacemos un flaco favor a nosotros mismos dando por echo que estamos peor de lo que realmente estamos, y segundo porque no es justo para las personas que sí la padecen.

La depresión es un trastorno emocional que afecta a la persona en su forma de pensar y sentir, la cambia por completo, se convierte en alguien mas sensible, dubitativo, cansado física y psicológicamente que sólo quiere meterse en la cama y que el tiempo y el dolor pasen.

¿Qué puede llevar a una depresión? un hecho que provoque un cambio importante en la vida de la persona y que ésta no sepa encajar, pero también aguantar demasiado en una vida que no me gusta, el ir sintiendo poco a poco, como si de un goteo se tratara que estoy en una cárcel de oro de la que no puedo salir, ya me he acostumbrado y siento que no hay opción para el cambio.

Nada más lejos de la realidad. Quizá el momento que vivo es difícil y me hace daño, y probablemente puede incluso que parte de la situación sea  inamovible, pero tu forma de vivirla, tu actitud, tus pensamientos, eso es lo que te ayudará a ver el vaso medio vacío o medio lleno. Sé que es complicado, porque en ocasiones uno quiere, pero no sabe cómo hacerlo.

Y qué me dices del que cuida, del compañero, del que permanece al lado sufriendo muchas veces incluso mas. Es fácil sentirse perdido, pues lo de “lo que tienes que hacer es salir más”,  “pues deja de pensar en eso”, o “hazlo por tus hijos o por mi” está claro que no funciona. Y es que ahí es dónde el trabajo del profesional es necesario, tanto para el que lo padece, como para guiar al familiar que llora en silencio.

Por eso en Cips psicólogos te animamos a que nos consultes si tú o alguien de tu entorno puede estar sufriendo una depresión.