La Navidad sinónimo de tradiciones

Llega la navidad y con ella un sin fin de tradiciones, de todo tipo y para todos los gustos, el árbol, el Belén, turrón y mazapanes, comidas y cenas interminables… pero sin duda para mi hay una mucho más especial y entrañable,  sentarnos alrededor de la tele, toda la familia, para ver Love Actually.

Es una película especial, porque aunque transcurre y la vemos en navidad, es apropiada para cualquier momento, nos enseña a amar, algo fundamental en nuestras vidas, pero que en muchas ocasiones olvidamos.

En la cinta se plasman todos los amores posibles: pasional y loco, pero también de su inicio arrebatado en forma de flechazo; amor fraterno, materno y hasta su vertiente más incondicional: la amistad. También de su falta, del tormento que es vivir sin él y de la maravilla que es lograrlo.

Desde Cips Psicólogos queremos animaros a que  comencéis a mirar a vuestro alrededor buscando el amor, da igual del tipo que sea, y empeceís a disfrutarlo siendo parte activa.

Para empezar con esa busqueda nosotros os dejamos un mensaje de amor, con el que empieza la película:

 “Cuando la situación mundial me deprime pienso en la entrada al aeropuerto de Heathrow. Dicen que vivimos en un mundo de odio y egoísmo pero yo no lo veo así. Yo creo que el amor nos rodea. Puede que no siempre sea algo digno de las noticias. Pero siempre está. Entre padres e hijos, madres e hijas, maridos y mujeres novios, novias, viejas amistades. Dudo que ninguna de las llamadas desde los aviones de las Torres Gemelas fuera de odio o de venganza. Fueron mensajes de amor. Si lo buscáis, os daréis cuenta de que el amor efectivamente nos rodea”.

Feliz Navidad