Mi hijo quiere una agenda rosa

29 septiembre, 2019

thumbnail_IMG_1609

Para muchos padres el inicio de curso es algo agotador, encajar horarios de cole y extraescolares, comprar uniformes, zapatos, libros y como no, empezar con las carreras mañaneras para que se levanten y las nocturnas para que se acuesten.

En todo esto, en lo que por supuesto yo también estoy en vuelta, ocurrió una situación con mi hijo mayor (8 años) que paso a compartir.

Ya desde el año pasado, una de las cosas que necesita para el cole es una agenda escolar. En ella va poniendo lo que ha visto en clase y lo que hay para hacer en casa, así se va habituando a estar atento y a tener las cosas en un relativo orden. Hasta ahí todo bien.

En la primera tienda en la que estuvimos, había varias…de trenes, de colores, de camuflaje…. Y al momento me dijo “mamá me gusta esta”; era una agenda fucsia y ponía “Girls Rock”. Aquí viene la parte negativa…me sorprendí a mi misma diciéndole “hijo, ¿no prefieres otra?”, “y si vamos a otra tienda a ver si hay más…” y él “no mamá, me gusta esta”. Lo primero que se me vino a la cabeza fue “se van a reír de él”. Ese miedo es el que hizo que yo le insistiera en que cambiara algo que él quería, y que no suponía bajo su visión ningún problema.

Cuando me di cuenta de todo esto (menos mal que sólo pasaron unos minutos), me reseteé y entendí que la forma de protegerlo era decirle lo que podía pasar para que él así eligiera.

“Cariño, por mi puedes llevarte la agenda que quieras, la que tú elijas me parecerá perfecta, pero si te llevas esta fucsia y que pone girls, quizá algún niño del cole se ría de ti y te diga que eres una niña, como si eso fuese algo negativo, o alguna otra cosa que se fea. A veces las personas reaccionan así ante algo que es menos habitual” después de está conversación su respuesta fue “mamá,si eso pasa no me importa, me sigue gustando la misma agenda”.

Comparto esto porque me sorprendió mi primera reacción…nunca lo hubiera dicho, y es que el miedo a que un hijo sufra puede limitar a los padres muy fácilmente. Por eso antes de evitarles cualquier situación, es mejor hablar con ellos para prepararlos y confiar en que pondrán en practica lo hablado…no podemos estar de forma constante en cada situación que viven.