Los regalos, los niños y la navidad

17 diciembre, 2019

playmobil-1918191__340

Estamos de nuevo en navidad,( época del año igual de deseada que odiada, cada uno según sus circunstancias). Y es que la navidad es una época del año llena de experiencias, repleta de magia y de ilusión y sobre todo de regalos…muuuuuchos regalos.  En pocas semanas llegarán días de fiesta, reuniones familiares y la noche más mágica del año, que se caracteriza muchas veces por el exceso de regalos. Mientras los niños ansían la muy esperada llegada de Sus Majestades Los Reyes Magos de Oriente, los padres nos rompemos la cabeza pensando en cómo sorprender a nuestros hijos. A veces pensamos equivocadamente que cuantos más regalos tenga un niño, más feliz será ese día. Y muchas veces nos frustramos al descubrir que esto no es así y que muchas veces los más pequeños a pesar de todos los regalos recibidos, solo hacen caso a un juguete, quedando los otros olvidados y amontonados en un rincón de la casa. Y es entonces cuando llegan las reflexiones y los compromisos para el próximo año, que van quedando en el olvido con el paso de los meses…llegando a la navidad siguiente y cometiendo los mismos errores…¿os suena?

Llegados a este punto debemos plantearnos algunas cosas…¿realmente necesitan nuestros hijos montañas y montañas de juguetes?La respuesta es no. Desde mi punto de vista, el recibir grandes cantidades de regalos supone un exceso de estimulación, que lo que provoca es que el niño no pueda centrarse en ninguna tarea y no preste atención a nada. Además, al regalar a nuestros hijos todo aquello que piden ellos aprenderán que siempre tendrán lo que quieran, sin ser conscientes del esfuerzo necesario para conseguirlo. De esta manera, no se podrán exponer a situaciones que generen tolerancia a la frustración.

Una cosa está clara, y es que no podemos suplir nuestra falta de tiempo y dedicación con cosas materiales. Desde Cips psicólogos, queremos animaros a escribir con vuestros hijos la carta a los Reyes Magos. Así, además de pasar un rato juntos, podréis explicarles que algunas de las cosas que quieren no son necesarias. Recordad que los niños más felices no son los que más cosas tienen, sino los que tienen más tiempo para disfrutar con sus progenitores. Busca tiempo en tu agenda para pasar con tus hijos, para jugar con ellos y enriqueceros mutuamente, ese es un verdadero regalo que recordarán toda su vida. No vale de nada tener una habitación repleta de regalos, si ese tiempo de juego no puede compartirse con las personas mas queridas: los padres.