No sé que me pasa pero no estoy bien…

8 noviembre, 2019

1_3OcFsc_fj5kux2N8gvh1xg

El otro día en el Facebook leí algo que me gustó “La depresión, la ansiedad y los ataques de pánico no son signos de debilidad, son signos de haber intentado ser fuerte durante demasiado tiempo. Nadie lo entiende hasta que lo pasa”. Me llamó la atención por que pensé “cuánta razón tiene… es algo que yo veo a diario”.

Tengo un montón de consultas que suelen empezar así “no se bien en qué me puedes ayudar pero cada vez me siento peor, y lo que más me preocupa es que no me pasa nada que sea importante, seguro que tienes un montón de gente con problemas graves pero yo en teoría no los tengo… sólo se que llevo una temporada muy triste, que lloro, que no me apetece hacer nada aunque lo hago y noto que yo solo no sé salir de esto…” todas estas palabras suelen acabar en llanto o notas que al hablar, sobre todo si es un hombre, traga saliva varias veces para no llorar.

Después de eso empiezan a aparecer “cosillas” que van explicando de dónde puede venir el malestar aunque cómo tal vez sea algo que es habitual la persona sigue sin pensar que eso no le afecta por que como es lo de siempre… “es que mi madre…en el trabajo me pasó…hace tiempo que mi pareja y yo…mi hijo…me siento sólo…” y mientras escucho el dolor de la persona que ha tenido la valentía de sentarse delante de mí y abrirme su corazón me voy dando cuenta de cuantas habilidades ha tenido y tiene para enfrentarse a un montón de cosas; eso nunca deja de sorprenderme.

Normalmente lo que suele haber debajo de este discurso es una persona que lleva sufriendo mucho tiempo sin saberlo, o quizá si es consciente pero ha aprendido a justificar, a no tomarse en serio y a no escucharse.

Le han enseñado (la familia, la pareja…) a que sus necesidades, lo que piensa, lo que siente no es importante, que son tonterías, que hay que ser fuerte y tirar para adelante….y por supervivencia así lo ha aceptado.

La ansiedad, la depresión no son un signo de debilidad, NO y rotundamente NO, todo lo contrario… son un termómetro de cuanto llevas aguantando y sufriendo, y tu cuerpo , que es muy sabio, ya no sabe como decirte que pares y te escuches, aunque sé que eso puede ser doloroso y en ocasiones uno no está preparado para hacerlo, pero sólo hay una vida, no la desperdicies creyendo que no eres digno de ella.